Academia de Ciencias Luventicus

Edmund HUSSERL

Nació en 1859 en Moravia, por entonces provincia del Imperio Austro-Húngaro. Su familia era de origen judío. Estudió Física, Matemática y Astronomía en Léipzig y Berlín (a sus estudios de Matemática los completó en Viena, donde obtuvo el título de Doctor en 1883).

Trabajó un tiempo en Berlín como Ayudante de Cátedra, pero al poco tiempo retornó a Viena para estudiar Filosofía con el famoso profesor Franz Brentano. Brentano transmitió a Husserl un concepto que sería clave en su filosofía: la intencionalidad de la conciencia. Los medievales enseñaban que todo fenómeno psíquico se caracterizaba por tender hacia un objeto. Cuando conocemos, conocemos algo; cuando amamos, amamos algo; cuando sentimos, sentimos algo.

En 1900 Husserl fue convocado como profesor extraordinario a la Universidad de Göttingen. Allí tuvo como discípulos a Max Scheler y Edith Stein, entre otros. En 1913 fundó el Anuario de Filosofía e investigación fenomenológica, que se publicó hasta 1930 y en el que aparecieron: su propia obra Ideas para una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica; El formalismo en la Ética, de Scheler; y Ser y tiempo, de Heidegger.

En 1916 fue convocado para hacerse cargo de la Cátedra de Filosofía de la Universidad de Friburgo. Allí tuvo como discípulos y colaboradores a Eugen Fink y Martin Heidegger y permaneció hasta su jubilación, en 1928. Cuando, en 1833, el nazismo tomó el gobierno de Alemania, Husserl, por su condición de judío, se vio privado de muchas de sus viejas amistades y encontró consuelo visitando un convento benedictino en el que era muy bien recibido. En 1936 enfermó gravemente y dos años después murió.

Husserl intentó superar el dualismo entre realismo e idealismo haciendo hincapié en la intencionalidad de la conciencia. Si observamos la relación entre el sujeto que conoce y el objeto conocido desde la intencionalidad, nos daremos cuenta de que el objeto siempre es objeto en referencia a un sujeto y que el sujeto es sujeto en referencia a un objeto. Pretender plantear problemas que vayan más allá de esto no tiene sentido.

Aquellos que quieren hacer depender toda verdad de nuestra estructura psíquica (psicologistas) no distinguen entre el acto psíquico (noesis) y el contenido (noema). Cuando afirmamos que 2 x 2 = 4, la verdad de esta afirmación es independiente del acto de pensamiento por el cual la comprendemos y afirmamos. Esta verdad es válida por sí misma, es eterna, no varía, y forma parte del reino de las esencias, al que pertenece todo aquello que es válido incluso aunque no lo conozcamos. Platón fundamentó estas esencias con su Teoría del Mundo de las Ideas. Agustín lo hizo diciendo que las ideas estaban en el Verbo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Husserl no explica a qué se debe su validez y su carácter, pero las describe como objetos intencionales de la conciencia.

Para conocer estas esencias propone el método fenomenológico. La clave del mismo es la epoyé ("abstención o suspensión", en griego) o "puesta entre paréntesis". Esta epoyé implica: una reducción gnoseológica: suspender todo juicio referido a la existencia o inexistencia del objeto; y una reducción eidética: poner entre paréntesis todo lo que no sea la esencia universal tal como se presenta a la conciencia (tanto las teorías y prejuicios cuanto los datos accidentales y secundarios, es decir, no esenciales).

Husserl fue un hombre de su tiempo y se esforzó por advertir los peligros que afrontaría Occidente si por cansancio o pereza abandonaba el camino que desde Grecia lo había conformado e identificado: el camino de la razón. Temía que, si esto ocurría, la sombra de la irracionalidad se proyectara sobre Europa. Si bien murió antes de que la Segunda Guerra comenzara, evidentemente tuvo una percepción clara de lo que podía ocurrir en un futuro próximo.

Busca Husserl en nuestro índice.
 

NN. del E. 
En otros dos artículos publicados en esta sección (“Diversas acepciones del concepto ‘verdad’” y “Corrientes filosóficas” —apartado “Corrientes antropológicas”—) se hace referencia al pensamiento de Husserl.

 
Recomienda esta página a un(a) amigo(a)

desde Rosario, ciudad cultural argentina

política de privacidad

getCITED

base de datos de autores, artículos, publicaciones e instituciones

Anuncios Luventicus

Paseos por Roma
y sus alredodores
www.niccolomaffeo.es

Mapa de Italia
Venecia, Florencia, Palermo, Nápoles, Roma, Cágliari, Turín, Bolonia, Génova, Verona
www.luventicus.org

Turismo en
Perú

Machu Picchu, Cuzco, Arequipa, Callejón de las Huaylas
www.luventicus.org

Mapa de Francia
París, Borgoña, Isla de Francia, Costa Azul, Alsacia, Lorena, País del Loira
www.luventicus.org

LS